Nada mejor que One Piece

Onepiece

De un modo un tanto esporádico, a lo largo de un par de años, he ido disfrutando de la serie anime One Piece, creada por Eiichiro Oda. Hasta donde he visto, la saga de Skypiea que comprende los episodios del 153 al 195, estoy por decidir que es el mejor shonen que he visto nunca; parte de mis motivos para creer esto se fundamentan en la manera en la que sus rivales (Dragon Ball, Naruto y Bleach, principalmente) degeneraron hasta perder por completo su esencia y convertirse en enrevesadas mitologías que acababan repitiéndose, basándose en un concepto de “subida de niveles” que los hace indiferenciables entre sí. One Piece no está exento de una larguísima y complicada mitología, pero esta nunca llega a tapar en absoluto el espíritu de la propia serie: aquel que puede pasar de un chiste de tetas a momentos de auténtico trauma para sus protagonistas, aquel que hace una batalla épica no se gane solo con grandes sacrificios y ceños fruncidos si no con bastante buen humor y despreocupación. Podríamos resumir las virtudes de One Piece en que nunca se llega a tomar demasiado en serio a sí misma, o que simplemente le interesa más mantener un cierto estado de entusiasmo como parte inevitable del género de aventuras.

Pero para presentar correctamente One Piece a quiénes no lo conocen en profundidad, nos merecemos un pequeño resumen. La base de esta serie es un universo prácticamente lleno de tripulaciones pirata de lo más estrafalarias – dentro de una reivindicación del diseño caótico, punk y de collage de ideas propiamente heredada de Akira Toriyama [1] y no muy alejada de Jamie Hewett – dispuestas a remover cielo y tierra para buscar un legendario tesoro, el mcguffin que da nombre a la serie. Entre estos piratas destacan aquellos que han comido La Fruta del Diablo, un manjar capaz de darle a quién lo come habilidades superpoderosas a costa de hacerles invulnerables al agua. Nuestro protagonista, Monkey D. Luffy, que ha adquirido la habilidad de ser un hombre de goma, navega en el busca del tesoro mientras su tripulación va creciendo, desface entuertos y se encuentra con enemigos casi siempre muy por encima de sus habilidades físicas… pero no tan testarudos como él.

Aquí tenemos la primera diferenciación: una de las principales características de Luffy es que él no se vuelve especialmente más fuerte (de hecho, no tarda mucho en encontrarse con rivales que le superan ampliamente) pero sí más obcecado o más ingenioso. Otra característica es que se trata de un relato coral abierto, donde la tripulación va aumentando, formando sus propias tramas y, esto es importante, manteniendo el mismo interés en cada uno de los personajes y sus trasfondos. Pero quizás lo más destacado de la serie es su elevado dramatismo, con personajes condenados o redimidos mediante violentos sucesos. Oda plantea así un concepto de la épica muy interesante: la acción no se sitúa en torno a su protagonista, el mcguffin está siempre presente y se prevé inalcanzable, sus gestas cambian la vida de la gente y el entorno en el que se producen así como van cambiando poco a poco a los personajes. Para Oda, el relato épico es un relato de madurez y transformación. Y aún en su descarado optimismo y ambiciosa vitalidad, las heridas quedan dibujadas como la cicatriz bajo el ojo de Luffy, en forma de eterna sonrisa.

[1] La saga titulada “Davy Back Fight”, por ejemplo, es un tremendo pleonasmo a las habituales historias con las que Toriyama “rellenaba” su magistral Dr. Slump, en una suerte de Autos Locos que, en manos de Oda, abandona su carácter liviano por un tono más angustioso.
Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: