Tropical Malady

tropicalmalady

I.

Discuto con amigo sobre mi pasión hacia cierto tipo de géneros. La discusión viene a través de nuestro cuestionamiento sobre como los gustos personales nos predisponen a favor y en contra, y si hay alguna forma de desembarazarse de ello, o al menos, sacar de estos un provecho. En mi caso, hablamos de como me fascina la figura del Otro en un sentido medianamente tangible: los monstruos, los alienígenas, los robots, los espíritus. Consigo defenderme de las acusaciones de imparcialidad como buenamente puedo, justificando esa pasión: me interesan las criaturas no humanas por como su presencia pone un nuevo baremo a lo que consideramos ‘humano’. En que medida se parece y en que medida se diferencia. Mi compañero de debate lo acepta sin pleno convencimiento.

II.

Ante el agotamiento que causa la producción en cadena de cine, desprovisto de cualquier tipo de personalidad o sorpresa, hemos girado la cabeza en todas direcciones, buscando aquel otro cine que nos satisfaga. Por supuesto que hemos encontrado piezas sumamente interesantes, pero también se ha caído poco a poco en esa tendencia a destacar todo aquello que sobresalga, independientemente de las causas, del conjunto o incluso de su valor. Muchas veces me he encontrado con recomendaciones que no se diferencian tanto en espíritu de ese cine prefabricado, como si cada nueva corriente necesitase ser imitada hasta que se agote. Y al contrario que otros medios, aquí la réplica hace perder valor al original.

III.

Mi acercamiento a Tropical Malady venía precedido de dos malas señales: la primera, la clásica no recomendación de un amigo de gustos afines, la segunda, el poco interés que me despertó mi primer vistazo al mundo de Apitchatpong Weerasethakul, la igualmente laureada Syndromes and a century (2006) en comparación con autores igualmente adscritos a corrientes cinematográficas muy similares, pero de mayor enjundia. Se podría dar un tercer motivo menos sólido, que era la sensación de la que película recibía sus aplausos por el habitual gusto de diferenciación que una historia de un país poco destacado en exportar su cine como Tailandia, y una historia de amor homosexual y aires contemplativos, parecía contar con incondicionales a cualquier precio. Mi sorpresa fue encontrarme que, aún conociendo el desarrollo de la historia, con su abrupta división en dos partes muy diferenciadas, asi como los planos que más se han destacado por su significancia (una despedida en la oscuridad, un acercamiento chamánico), conseguí disfrutar bastante más de lo que la propuesta me hacía esperar. Todo ello engarza con una reciente coincidencia entre el visionado de varias películas que cuentan con un animal como elemento catártico en su construcción. Con esa irrupción de la naturaleza, en un sentido místico, quehace que la cámara parezca introducirse en un terreno inexplorado, virgen, sobre el que aún quedan muchas imágenes que rescatar.

 I. + II. + III.

Entonces saco una conclusión pobre, pero alentadora: mis prejuicios por adherirme a la figura del Otro han ganado a los prejuicios por la siempre sospechosa revindicación de un cine diferente. Las virtudes que subjetivamente encuentro en la película le gana a aquellos posibles defectos que me harían no tener en cuenta para nada la película. Y extraigo de ello la capacidad de un director por encalidar más allá de fronteras, idiomas, exotismos, corrientes y temáticas: de hacerlo con un idioma tan universal como son las imágenes. Que conseguir que esas imágenes rompan cualquier barrera en el espectador. Al menos, en mi caso, tengo que reconocerle ese mérito.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: