La balada de Stingray Sam

stingraysam2

A la hora de articular la ciencia ficción en la medida tanto de una estética como de un modo de vida, Corey McAbee demostró en la genial The American Astronaut que era capaz de combinar el musical, el western y las ideas más disparatas de aventuras espaciales con mucho sentido del humor y una agradable narrativa carrolliana que, no por coincidencia, terminaba hablando de la paternidad en un paraje victoriano. Ocho años después de su debut en el largometraje, Stingray Sam se convierte en el paradigma de su manera de entender el audiovisual, confrontando una forma narrativa (el serial de ciencia ficción) con los nuevos medios de comunicación, haciendo su último trabajo accesible serie de internet o descargable a un Ipod. Igualmente, la tecnología digital que separa a Stingray Sam de su predecesora (rodada en 35 mm.) no le hace perder ni un ápice de personalidad y mantiene un exquisito gusto por una forma de retratar el paisaje americano como parte de un cosmos salvaje. Cabría comparar su desértica galaxia con el admirable gusto del alemán Wim Wenders para retratar el fronterizo y salvaje oeste, y es que, no en vano, Stingray Sam termina siendo un remake encubierto de Alicia en las ciudades. Podría decirse que su director tiene la suerte de no necesitar pagar el peaje de un Guy Maddin absorbido por la forma y deja que sus películas fluyan de manera orgánica, sin renunciar a toda la herencia pop americana. McAbee sabe que la mejor forma de mantener la ciencia ficción no es acompañarla de efectos especiales o nostálgicos homenajes pulp, ni siquiera mezclarla arbitrariamente con otros géneros, si no llenarla de las brillantes ideas que forman el corazón del género: aquí la clonación da paso a un grave problema de castas y linajes y los robots tienen la forma de un iPhone para poder almacenar personas en su interior. Sin duda, es la obra de alguien con las ideas muy claras y una capacidad para mantenerse personal y respetuoso con su público. Esperemos no tener que volver a sufrir tanto tiempo sin que se deje caer por aquí otra de sus obras, que en tiempos tan complejos, son un alivio para la creatividad y el alma.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: