Lluvia de albóndigas

meatballs

Decían Trey Parker y Matt Stone, creadores de South Park, que apenas veían la televisión, pero que su principal fuente de inspiración ha sido siempre la comedia absurda británica, desde los Monty Phyton hasta I’m Alan Partridge. Planteaban con ello el humor surrealista como su principal eje de construcción, y desde el propio diseño de su famosa serie, así como de otros de sus trabajos, estaba la intención de explotar el formato en sí mismo como algo carente de lógica, radical y siempre, siempre orientado al humor como fin último, a costa de todo. Uno de los temas recurrentes de South Park es la parodia de las superproducciones hollywoodienses y sus tópicos, la intención de arrojar con la misma intensidad, pero mucha menos inocencia, cada línea de diálogo repetida en películas idénticas para dejar claro que esas recreaciones artificiales de la ficción, contaminada de sí misma, resulta el mejor ejemplo humor absurdo: aquel que se pretende serio y estudiado. Dentro de este marco, su objetivo favorito de mofa ha sido el cine de catástrofes, presente en episodios tan dispares como Volcano (Primera temporada, episodio tres), Die Hippie, Die (Novena temporada, episodio dos), Two days before after tomorrow (Novena temporada, episodio ocho), Lice Capades (Undécima temporada, episodio tres) el episodio doble Pandemic (Duodécima temporada, episodios diez y once) o el último episodio emitido hasta la fecha, Pee (Décimotercera temporada, episodio catorce); pero además Parker y Stone cuentan en su curriculum con la sinpar Team América: World Police que se convierte en una abusiva burla al cine de Michael Bay.

Lluvia de albóndigas es, en esencia, un remake cómico de El día de mañana. Una gran catástrofe que pone de manifiesto los sentimientos paterno-filiales y que hace uso de todos y cada uno de los tópicos que el cine de catástrofes lleva cultivando desde los años setenta. Sin embargo, su principal virtud es traer al cine infantil y a la animación 3D algo de ese humor surrealista del que tambien nace South Park, provocando que los inventos de Flint, el protagonista, retroalimenten la trama una y otra vez dejando claro que estamos ante un universo cerrado – bajo la “A” de “Atlántico” en el mapa – donde todo puede ocurrir. Su exultancia es contagiosa y su ritmo entretiene a cualquier edad, además de gozar de una de las animaciones, en consonancia a ese humor absurdo, más elástica y mutante de los últimos años. La película, si bien nunca deja su tono optimista y amistoso, toca claramente problemas como la obesidad, la caída del pequeño comercio o la acumulación de residuos, todo ello ante un reparto de voces – por supuesto, en versión original – tan alegre como Bill HaderAnna FarisBruce CampbellNeil Patrick HarrisJames CaanAndy Samberg y Mr. T. Lluvia de albóndigas es una película que se ve con una sonrisa y con la esperanza de que cierto humor salvaje y caótico se restaure en una industria obsesionada con la tecnología por encima de la técnica; aunque es cierto que los curriculums de sus responsables no dan ninguna esperanza para el futuro, y parece que estemos ante un caso aislado, un experimento que ha gozado de más libertad de la habitual.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: