Digresiones en torno a Scott Pilgrim

scottisthebest

Scott Pilgrim tiene 23 años, vive en Toronto, toca en un grupo de mala muerte y ha empezado a salir con una adolescente asiática. Por algún motivo, empieza a tener recurrentes sueños con una chica en patines a la que no ha visto nunca. Probablemente Scott sólo sea un post-adolescente confundido y con demasiada imaginación, pero sus fantasías son más reales de lo que parece. Aunque en realidad Scott Pilgrim es protagonista del tebeo homónimo de Bryan Lee O’Malley que ahora ha publicado Mondadori.

Lo primero que llama la atención de Scott Pilgrim es que no parece nada nuevo: a primera vista no hay nada más que una estética cute de amerimanga (bastante hortera) para adolescentes, líos amorosos y un desvergonzado tono indie aderezado con humor blanco y casto. Pero además O’Malley captura con mucho acierto tanto una sensibilidad concreta, bastante honesta, en la que conbina con muchísimo acierto pequeñas estupideces diarias de un chico confundido con la más absurda y disparatada épica de artes marciales. Así es, lo que podría ser un trasunto feísta y alegre de Adrian Tomine termina revelándose como un postmoderno viaje a la cultura pop, siendo las digresiones del relato, en forma de ciencia ficción, fantasía y peleas increíblemente ridículas, lo que enriquece y da vida propia a ese mundo ideal en el que Pilgrim es el autoconsciente y absoluto protagonista perfecto. Lo cierto es que O’Malley no hace más que trasladar una tendencia del relato romántico juvenil que mezclaba la fantasía como forma de escapar del asfixiante mundo de las relaciones amorosas, que ya provenía del mangacon títulos como D.N.A.² Welcome to NHKsiendo el primero un rotundo fracaso de estructura y ritmo, y el segundo, un magnífico ejemplo a seguir que además, convertía sus disgresiones fantásticas en el eje que permitía articular crítica social desde el humor juvenil.

En la publicidad del primer tomo de sus aventuras, un amigo le pregunta a Scott si es un luchador o un amante, y Scott responde: “No soy sólo ambas cosas. Soy mucho más”. Y ese es el tono que marca el cómic sin ningún tipo de complejo. Scott Pilgrim puede no ser el mejor cómic que hayan leído, pero es infinitamente divertido y todo un análisis de los sueños, anhelos, miedos y esperanzas de la mentalidad postadolescente.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: