Reciclando cine basura

TROLL2

Best Worst Movie es un documental que parte de una película que todos conocemos, la hayamos visto o no: Troll 2 un subproducto italiano, de cuando los subproductos italianos ya estaban en decadencia, que terminó siendo una pieza habitual de los estantes más recónditos de cualquier videoclub. La película es un completo desastre en sus distintas facetas asi que el documental vuelve sobre ella para preguntarse varias cosas: origen y consecuencias son las que vertebran esta historia. Del destino como dentista del actor protagónico a la reivindicación como material de culto, pasando por la perplejidad del director de la misma, que admite sin reparos que le parece “a very good movie”.

Entiendo a ese director. Puedo decir que Troll 2 no es ni de lejos la mejor película que haya visto, pero desde luego no es la peor. Y cuando me paro a pensar en lo que popularmente se consideran las peores películas me doy cuenta de algo aterrador: la mayoría son de género fantástico y carecen por completo de medios. O lo que es lo mismo: si una película está auspiciada por un gran estudio y es un drama, dificilmente puede estar entre las peores películas. Lo lógico sería pensar que eso se debe a la forma en la que los estudios filtran sus contenidos, corrigiendo textos y manteniendo unos niveles mínimos de calidad así como un control absoluto sobre el producto… pero creo que todos podemos citar al menos diez ejemplos de memoria de películas que, pese a ello, son rematadamente malas; y el hecho de que incluso a través de esas facilidades y constante cuidado salgan auténticos despropósitos las hace doblemente peores. Lo que veo aquí es que se penaliza al producto de explotación y sin pretensiones más que prefabricados ejercicios comerciales para el cinéfilo bienpensante. Es fácil darle un Razzie al  Catwoman (Pitof, 2004) del año, pero hay una frontera moral que impide dárselo al Cinderella Man (Ron Howard, 2005) de turno.

Supongo que forma parte de un prejuicio personal verlo de este modo. En mi caso, considero mucho más honesto el producto que surge por puro deseo y que consigue esquivar todas las dificultades que por origen humilde tiene que salvar. La mejor escena de Ed Wood era aquella en la que situaba a su protagonista frente a Orson Welles, un homólogo que tenía todo el prestigio (y seamos claros: el talento) del que él carecía, pero compartían la misma pulsión por hacer las cosas contra viento y marea. A raíz de Best Worst Movie descubro otra película de similar espíritu, esta vez desde la predestinación, American Movie produce una verdadera simpatía que ningún making of de Hollywood con sus loas al director de turno (desconfiad de un rodaje donde todos se llevan bien) conseguirá jamás.

El cine en peligro de muerte busca otros mercados. Cuando se habla de que el músico ya no debe sacar beneficio de los discos si no de los conciertos no se traslada la misma situación al cine. Sin embargo, ahí parece haber una solución y todo indica que es el camino que nos queda; y frente a la diferenciación entre el producto de estudio millonario y las películas al margen de la industria, se van levantando, como si de religiones fuesen, sus respectivos templos: el mismo Tim Burton que filmó tan elegante encuentro entre dos cineastas extremos y de extremos distintos, ahora se divierte lanzando cosas a las pantallas 3D en lo que se prevee una hortera versión de Alicia; y mientras tanto, en San Diego, la gente se agolpa a la espera de poder saber algo sobre James Cameron y esa película con la que va a salvar el cine. Y sin embargo, el cine “basura” encuentra otro camino, e iniciativas como Trash entre Amigos encuentran una multitudinaria respuesta. Claro que hay matices importantes: mientras las primeras se nutren de una mastodóntica publicidad, las segundas, como Troll 2 sólo pueden vivir del mito y el cachondeo, vistas por encima del hombro y en la distancia que otorga el tiempo. Lo que ocurrirá con esos cineastas que no se adhieren ni a un lado ni a otro del espectro (o que a veces incluso conforman su propio espectro) está todavía por determinar, pero mucho me temo que las opciones pasan por dos caminos, y puede que de lugar a unos cuantos Ed Wood pero en ninguno de ellos Welles tendría lugar.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: