Star Trek: el espectáculo de la filosofía

startrek

Creo que se puede establecer X Men (Brian Synger, 2000) como el momento en el que Hollywood se dio cuenta de que hacer caso a los fans era un buen negocio. Hasta entonces, el hecho de utilizar el nombre de un producto ya de éxito a base de adaptarlo, rehacerlo o producir secuelas era algo en lo que los fans no tenían la más mínima importancia. Sin embargo, la trayectoria actual del cine, viviendo de multitud de referencias previas, hace que aunar al fan de toda la vida y al público desconocedor del material original sea una tarea mastodóntica. Todo ello, entre una campaña promocional que hoy por hoy, empieza incluso antes de que se escriba la primera letra del guión; y desde ese mismo instante, hay reacciones y movimientos, tan sonados (y equivocados) como el boicot a Dragon Ball (James Wan, 2009) o tan previsibles como el mamporrerismo a El caballero oscuro (Cirstopher Nolan, 2008).

Cuando Gene Rodenberry creó Star Trek (1966) lo hizo por dos motivos: utilizar la ciencia ficción tanto como alegoría filosófica de los problemas de su presente como imaginar un futuro más esperanzador y optimista. Así, planteaba problemas gigantescos en decorados de cartón para establecer la idea de que, en los años venideros, esos problemas serían simples “aventuras” de una tripulación lejos del tono marcial. Cuando J.J. Abrams realiza su reboot de la saga tiene que lidiar con dos cosas: la desconfianza general tanto en la ciencia ficción optimista como en la propia saga, así como el factor fan, que le impide tomarse excesivas libertades. Abrams no deshecha el trasfondo filosófico, pero este no es su objetivo si no su medio: cuando Spock o Kirk debaten sobre el Destino, lo hacen para acomodar al espectador respecto a lo que va a venir, y no como un debate real, planteado desde la pantalla. No es desconocido que Abrams está más interesado en el espectáculo que en cuestiones morales, y no hay porqué reprocharle nada en ese aspecto. Ha demostrado tener más sentido del humor que los fans.

Abrams realiza una pirueta narrativa digna de elogio, que permite presentar tanto a los personajes a un publico desconocido como llevar esa presentación al festival de guiños que un fan pide, y así, la película se mantiene en un perfecto equilibrio entre la imaginería popular de lo que significa Star Trek y el conocimiento exhaustivo de la serie. Sin embargo, en la segunda mitad de la cinta, una vez desveladas todas las cartas, uno empieza a sospechar que la previsibilidad de los actos, la sensación de que todo debe encajar forzosamente, no es tanto fruto de ese Destino si no de una corriente que pide a gritos que todo tenga su sitio, esto es, los fans, que necesitan que esta no-precuela deje a cada personaje reconocido en su posición incluso sacrificando la emoción de la historia. No es problema del happy end, si no de la obsesiva idea de contentar a grupos minoritarios y hacer uso de sus campañas, aunque muchas veces, la jugada salga al revés y sean los fans los que hacen uso de las películas, con resultados desastrosos. En el caso de este Star Trek, los fans no parecen tan contentos como el resto del mundo, pese a las obvias virtudes de la película y el afán y mimo de Abrams.

Es curioso que, cuando le preguntaron por este reboot, Abrams pusiese de contraejemplo Batman Begins (Cristopher Nolan, 2005): “being realistic and being dark are not the same thing”. A lo mejor así nos empezamos a dar cuenta que el espectáculo es tan importante como la filosofía, especialmente cuando no se descarta esta última como elemento de la trama. Supongo que va siendo hora de hacer menos caso al fan y dejar de infravalorar al espectador. Y Abramsparece que lo consigue.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: