Battlestar Galactica s04e11

galactica4x11
A la hora de replantearse de nuevo una serie de éxito se tiende a dos errores: el primero es “actualizarla”, siendo esto una forma de eliminar cualquier rasgo de épocas pasadas pero al mismo tiempo sumarle todos aquellos tics de la época que nos ocupa, dejando de lado todo aquello que hace una buena serie intemporal. El segundo error es borrar cualquier atisbo de despreocupación, de tono camp que pueda hacer creer al espectador serio que lo que va a presenciar es algo tan mundano como simple entretenimiento.

La reimaginación de Battlestar Galactica arrancó con un concepto que no era demasiado esforzado: traer el mundo post-11S a la space opera. Lo que podría convertir una serie entretenida en un desbarajuste de marcado tono político y exceso de metáfora subrayada ha ido creciendo a partir de dos elementos indispensables en la ciencia ficción: los personajes bien construidos y el aluvión continuo de ideas. Así, Gaius Baltar, un simple científico que a lo largo de la trama pasa a ser político, soberano, enemigo público número uno, profeta y presumiblemente mesías conforma uno de los retratos más inteligentes de la pequeña pantalla; un individuo cuyas acciones no son ya amorales o ambiguas, si no directamente indescifrables: ¿opera para el Bien o para el Mal? ¿marioneta o marionetista? ¿destino o azar?

En esa misma ambigüedad se mueve esta serie, y es que aunque no es difícil partir de un argumento clásico para introducir lentamente elementos de ciencia ficción que despierten muchas curiosidad, lo contrario es realmente complejo. En el episodio de esta semana ha habido varios momentos que demuestran como ese continuo bombardeo de conceptos resulta muy agradecido al espectador: una tierra devastada, Kara realizando un rito funerario a lo que parece ser su propio cadáver, cylons que fueron creados con anterioridad a su propia creación… un continuo de paradojas que utilizan el destino y los doppelgangers como elementos metafísicos, tratando de acercar más estos acontecimientos a una visión más profunda de cada personaje de la flota, y no al Elaborado Plan del que llevamos oyendo hablar tanto tiempo. El retrato humano termina siendo más catastrofista de lo esperado, un descenso a la locura por la falta de metas y esperanzas de dos razas condenadas a perecer.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: